Rusia, tras las negociaciones con la OTAN: «Frente a la política de disuasión, habrá una contradisuasión, pero no es nuestra preferencia»

Rusia, tras las negociaciones con la OTAN: «Frente a la política de disuasión, habrá una contradisuasión, pero no es nuestra preferencia»

Horas antes de empezar la reunión, Grushkó la calificó como «informal» debido a la falta de representantes diplomáticos y estructuras en el Consejo Rusia-OTAN «como resultado de las acciones hostiles de la OTAN».

El viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexánder Grushkó, ha comentado este miércoles la reunión con la OTAN sobre las garantías de seguridad.

El vicecanciller, que era uno de los jefes de la delegación rusa junto con el viceministro de Defensa, Alexánder Fomín, destacó que Rusia y la OTAN no tienen «una agenda del día unificadora y positiva».

En cuanto a la actuación reciente del bloque transatlántico, Grushkó resaltó «el giro de la OTAN hacia los esquemas de seguridad de la Guerra Fría» y prioriza el objetivo de la disuasión de Rusia. Como tal, esa política generará una respuesta similar por parte de Moscú, advirtió el diplomático: «Si la OTAN pasa a la política de disuasión, por nuestra parte habrá una contradisuasión».

«De forma muy honesta, directa […], indicamos que un mayor deterioro de la situación llevaría a las consecuencias más imprevisibles y más nefastas para la seguridad europea. Rusia no está de acuerdo con este escenario y las medidas que proponemos hoy […] permiten invertir fundamentalmente esta situación, volver a construir una seguridad europea basada en principios comunes en interés de todos, y esto mejorará no solo la seguridad militar de la Federación Rusa, […] sino también la de los propios países de la OTAN», señaló Grushkó.

Al calificar la conversación con los representantes de la alianza, el alto funcionario resaltó que fue «bastante franca, directa, profunda, intensa, pero al mismo tiempo reveló muchas divergencias sobre cuestiones fundamentales». Agregó que uno de los principales problemas en ese sentido es «que la OTAN entiende el principio de indivisibilidad y seguridad de forma selectiva: a ojos de la OTAN sólo existe para los miembros de la alianza».

Previamente, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, informó que durante las negociaciones el bloque rechazó las propuestas rusas sobre la no expansión y no militarización de sus miembros recientes», pero expresó «la necesidad de reanudar el diálogo» con Moscú.

Reunión «informal»
El diálogo de hoy duró cerca de cuatro horas y es el segundo de un plan tripartito de conversaciones acordado en diciembre por los presidentes de Rusia y EE.UU., Vladímir Putin y Joe Biden.

Sin embargo, horas antes de empezar la reunión, Grushkó la calificó como «informal» debido a la falta de representantes diplomáticos y estructuras en el Consejo Rusia-OTAN «como resultado de las acciones hostiles de la OTAN».

«Tres áreas clave» de Rusia
La postura de Moscú sobre los asuntos de seguridad fue presentada el pasado 17 de diciembre, cuando Moscú publicó dos propuestas de acuerdos que quiere alcanzar con EE.UU. y la OTAN. Sus puntos clave son las garantías mutuas de seguridad en Europa, así como la no expansión de la alianza hacia el este.

Este lunes, las reclamaciones rusas fueron resumidas por el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, tras negociaciones con una delegación estadounidense en Ginebra (Suiza).

«Explicamos por qué es un imperativo absoluto obtener garantías legales de la no expansión de la OTAN, por qué es imperativo que obtengamos garantías legales contra el despliegue cerca de las fronteras rusas de las fuerzas de ataque que podrían alcanzar objetivos en nuestro territorio, y por qué planteamos la cuestión de que la OTAN abandone en gran medida el desarrollo material de los territorios de los Estados que ingresaron en la OTAN después de 1997», indicó entonces el vicecanciller.

«Creemos que es absolutamente necesario lograr que Ucrania nunca se haga miembro de la OTAN», resaltó Riabkov y agregó que lo mismo se aplica a Georgia.

Por su parte, la subsecretaria de Estado, Wendy Sherman, que presidió la delegación estadounidense, señaló: «Somos firmes en rechazar las propuestas de seguridad que simplemente son algo inaceptable para Estados Unidos. No permitiremos que nadie termine la política de puertas abiertas de la OTAN». Sin embargo, confirmó que las dos partes han llegado a «una serie de ideas en las que nuestros dos países podrían tomar medidas recíprocas que serían de nuestro interés de seguridad y mejorarían la estabilidad estratégica».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *