Qué piensan las más brillantes “mentes tecnológicas” de la pandemia

Visitas : 102

Qué piensan las más brillantes “mentes tecnológicas” de la pandemia y de cómo va a terminar

Los emprendedores más importantes del mundo han reflexionado a lo largo de la actual pandemia por coronavirus sobre el impacto del mismo en la economía y sociedad global, y pronostican cuándo se volverá a la normalidad conocida.

La actual pandemia por COVID-19 que infectó a más de 55 millones de personas y causó más de 1,3 millones de muertos preocupa a las sociedades, gobiernos y también a las mentes más brillantes del mundo tecnológico, que han reaccionado a lo largo de casi un a;o con diferentes propuestas benéficas y también proyectando cómo y cuándo terminará esta crisis en la que el mundo está sumido.

Entre las “mentes techies” más destacadas se encuentran las de los fundadores de gigantes tecnológicos como Bill Gates (Microsoft), Elon Musk (Tesla y SpaceX), Mark Zuckerberg (Facebook), Jeff Bezos (Amazon) y Jack Dorsey (Twitter).

Bill Gates, fundador de Microsoft

Uno de los multimillonarios que más se ha involucrado en la pandemia por COVID-19 y se ha preocupado por los daños que la misma podría provocar en la salud de la población mundial y la economía de los países afectados es el magnate y fundador de Microsoft, Bill Gates, quien personalmente ha destinado millones de dólares en apoyar varios proyectos de vacunas de origen estadounidense y se ha convertido en una suerte de visionario o gurú para acertar los anuncios alrededor de las mismas que se están sucediendo.

El pasado 15 de septiembre, es decir, hace más dos meses, Gates afirmó en una entrevista con la cadena CNBC que la primera vacuna disponible sería la de Pfizer. “Creo que una vez que entremos a diciembre o enero es probable que al menos dos o tres busquen la aprobación, si son efectivas. Tenemos los ensayos de fase 3 en curso. La única vacuna que, si todo sale bien, podría solicitar la licencia de uso de emergencia a finales de octubre sería Pfizer”, dijo Gates en ese momento, a la vez que indicó que la segunda vacuna será la que llevan adelante AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Gates también predijo cuándo volveríamos a la normalidad: “La única forma en que volveremos completamente a la normalidad es teniendo, tal vez no la primera generación de vacunas, sino otra vacuna que sea súper efectiva, y que se ponga mucha gente, para así eliminar la enfermedad de manera rápida a nivel global”.

Sin embargo, Gates planteó que se necesitan voces suficientes para empujar a la población a una vacunación masiva, sin que tema por posibles consecuencias o sin prestar atención a noticias falsas o teorías conspirativas. “Aquí en los Estados Unidos, ya deberíamos estar pensando en qué voces ayudarán a reducir la vacilación. El CDC que normalmente habla sobre estas cosas aún no ha tenido tanta visibilidad”, dijo Gates, refiriéndose a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Además, de acuerdo con The Wall Street Journal, el empresario dijo que si los datos sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas son lo suficientemente claros y transparentes “creo que habrá suficiente gente interesada” en vacunarse. “Luego construirás esa confianza a medida que más y más personas estén tomando la vacuna y obteniendo buenos resultados”, señaló.

El fundador de Microsoft y segundo hombre más rico del planeta canalizó a través de su Fundación diferentes ayudas en los últimos meses. En febrero, por ejemplo, donó cerca de 90 millones de euros (100 millones de dólares) para reforzar la detección y tratamiento del virus en todo el mundo, proteger a los colectivos de riesgo y desarrollar diagnósticos y tratamientos. Y en marzo anunció más de 4 millones de dólares a la región de Seattle, una de las zonas más afectadas de EEUU. Además, ha puesto en marcha un proyecto de colaboración con compañías médicas y farmacéuticas para compartir experiencia e información y descubrir cuanto antes una vacuna. GSK, Johnson & Johnson, Novartis, Pfizer y Sanofi son algunos de los gigantes que participan en esta iniciativa.

En cuanto a su visión de la pos pandemia, es decir, qué sucederá en el mundo cuando se haya superado la crisis por el COVID-19, el empresario publicó su popular podcast titulado “¿Cómo se verá el mundo después del COVID-19?”, junto con Rashida Jones en el que también habló sobre las consecuencias que ella tendrá sobre la vida de personas y compañías.

Gates cree que una vez finalizada la pandemia se verá alterada la forma en que las personas viajaban y realizaban negocios hasta marzo pasado. “Al igual que la Segunda Guerra Mundial atrajo mujeres a la fuerza laboral, y mucho de eso se mantuvo, esta idea de ‘¿Tengo que ir allí físicamente?’… se nos permitirá preguntar eso”. Para Gates, esa tendencia se mantendrá incluso para encuentros más casuales o más rutinarias, como las reuniones de trabajo. “La idea de aprender o tener una cita con el médico o una llamada de ventas en la que solo se utiliza una pantalla con Zoom o Microsoft Teams cambiará drásticamente. También, la gente irá menos a la oficina. Incluso podría compartir oficinas con una empresa que tiene empleados que llegan en días diferentes a los que entran”, predijo el fundador de Microsoft.

Sobre el punto laboral, Gates agregó: “Creo que es posible que disminuya la cantidad de contacto social que se tiene en el trabajo, por lo que el deseo de tener mayor contacto social en su comunidad o con sus amigos por la noche, ya sabe, podría aumentar porque si estamos haciendo mucho trabajo remoto, entonces nuestras ganas de socializar, nuestra energía para socializar después de dejar de trabajar, será un poco mayor. Podría cambiar un poco el equilibrio allí”.

A pesar de que la vacuna podría estar disponible para gran parte de la población en tiempo récord —considerando el desarrollo de otras para otras enfermedades—, Gates cree que la normalidad tal como se conocía hasta inicios de 2019 no volverá por un gran tiempo. La gente, de acuerdo con su proyección, permanecerá temerosa de asumir riesgos si toda la población aún no está inmunizada. “Hay una fase en la que vamos a tener números muy bajos en los Estados Unidos, pero seguirá estando en otras partes del mundo, por lo que podría resurgir. Creo que mucha gente seguirá bastante conservadora en su comportamiento, especialmente si se asocian con personas mayores cuyo riesgo de enfermarse gravemente es bastante alto”, indicó en su podcast.

Elon Musk, fundador de Pay-Pal, Tesla y SpaceX

El innovador empresario estadounidense, Elon Musk no se ha sentido cómodo durante la pandemia por coronavirus, aunque no puede quejarse de lo bien que ha ido a nivel económico y de éxitos rutilantes a nivel espacial.

Primero, con Tesla a punto de cerrar 2020 como líder indiscutible en el campo de los vehículos eléctricos. Y segundo con SpaceX que en este año se consagró como la empresa espacial protagonista y responsable de haber devuelto la capacidad de Estados Unidos de llevar astronautas al espacio por sus propios medios. Es que desde 2011 cuando la NASA retiró el programa de los transbordadores espaciales, sin tener un cohete para suplantarlo, los astronautas debieron depender de los rusos y sus cohete Soyuz para acceder al espacio. Los cohetes Falcon 9 y la nueva cápsula espacial Dragon hicieron el milagro norteamericano que el mismo presidente Donald Trump festejó con su presencia en el primer lanzamiento a mitad de año desde Cabo Cañaveral, en Florida.

Pero desde el lado del COVID-19, Musk falló y se convirtió en uno de los empresarios que más se ha equivocado respecto a la pandemia. En marzo, cuando comenzaba a colapsar el sistema sanitario de varias ciudades estadounidenses, Musk predijo que Estados Unidos tendría casos nuevos “cercanos a cero” para fines de abril, mientras también protestaba contra las órdenes de cierre de sus fábricas en California, emitida por las autoridades locales.

Primero, con Tesla a punto de cerrar 2020 como líder indiscutible en el campo de los vehículos eléctricos. Y segundo con SpaceX que en este año se consagró como la empresa espacial protagonista y responsable de haber devuelto la capacidad de Estados Unidos de llevar astronautas al espacio por sus propios medios. Es que desde 2011 cuando la NASA retiró el programa de los transbordadores espaciales, sin tener un cohete para suplantarlo, los astronautas debieron depender de los rusos y sus cohete Soyuz para acceder al espacio. Los cohetes Falcon 9 y la nueva cápsula espacial Dragon hicieron el milagro norteamericano que el mismo presidente Donald Trump festejó con su presencia en el primer lanzamiento a mitad de año desde Cabo Cañaveral, en Florida.

Pero desde el lado del COVID-19, Musk falló y se convirtió en uno de los empresarios que más se ha equivocado respecto a la pandemia. En marzo, cuando comenzaba a colapsar el sistema sanitario de varias ciudades estadounidenses, Musk predijo que Estados Unidos tendría casos nuevos “cercanos a cero” para fines de abril, mientras también protestaba contra las órdenes de cierre de sus fábricas en California, emitida por las autoridades locales.

Jack Dorsey, fundador de Twitter

En una acción sin precedentes, Jack Dorsey, cofundador y consejero delegado de Twitter anunció que donará 1.000 millones de dólares para la lucha contra el coronavirus. La donación equivale aproximadamente a un 28% de su patrimonio personal.

“Después de desarmar esta pandemia, el enfoque se centrará en la salud y la educación de las niñas, así como en UBI (Universal Basic Income, o renta básica universal)”, publicó en su cuenta de la red social y subrayo que el impacto que ese dinero tendrá “debería beneficiar muchas personas”.

“Las necesidades son cada vez más urgentes, y quiero ver el impacto en mi vida. Espero que esto inspire a otros a hacer algo similar. La vida es demasiado corta, así que hagamos todo lo que podamos hoy para ayudar a las personas ahora”, agregó el empresario.

En julio último, el fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, expresó su frustración con la respuesta de la administración Trump a la pandemia de coronavirus durante una conversación en vivo que tuvo con el prestigioso infectólogo Anthony Fauci, principal consejero en la pandemia de la Casa Blanca.

“En este momento, está claro que la trayectoria en los Estados Unidos es significativamente peor que la de muchos otros países y que nuestro gobierno y esta administración han sido considerablemente menos eficaces en el manejo de esto”, opinó el CEO de Facebook, criticando la gestión Trump durante la pandemia.

Además, sostuvo que el rebrote que sufrió EEUU podría haberse evitado: “Es realmente decepcionante que todavía no tengamos pruebas adecuadas, que la credibilidad de nuestros principales científicos como usted y los CDC se esté viendo socavada y que hasta hace poco algunas partes de la administración estaban cuestionando si la gente debería incluso seguir las mejores prácticas básicas como el uso de una máscara”.

“Estoy agradecido por el liderazgo y la dedicación del doctor Fauci, que ha estado trabajando incansablemente en condiciones muy difíciles para ayudarnos a todos a transitar por esto”, subrayó. Tanto Fauci como Zuckerberg coincidieron en que el país necesita “reagruparse” para formar una respuesta eficaz a los últimos desarrollos de la pandemia, ya que los casos se han disparado a niveles récord en muchos estados del sur y del oeste.

eff Bezos, fundador de Amazon

El hombre más rico del planeta, Jeff Bezos, vio incrementado su patrimonio durante la pandemia. El mismo aumentó en 73.000 millones de dólares entre marzo y septiembre, gracias a la compra de acciones, según un informe del Institute for Policy Studies.

“Este fue otro trimestre muy inusual, y no podría estar más orgulloso y agradecido con nuestros empleados en todo el mundo. Como se esperaba, gastamos más de 4 mil millones de dólares en costos relacionados con COVID-19 en el trimestre, para ayudar a mantener a los empleados seguros y entregar productos a los clientes en este momento de alta demanda: compra de equipos de protección personal, aumento de la limpieza de nuestras instalaciones, nuevas rutas de procesos de seguridad; agregando nuevos beneficios de cuidado familiar de respaldo y pagando un bono especial de agradecimiento por más de 500 millones a los empleados de primera línea y socios de entrega”, destacó Bezos, que anunció esta semana que durante este tiempo pandémico, Amazon superó el millón de empleados, pero nada se refirió a cómo piensa que va a concluir la actual pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *