¿Qué es la hidroxicina y para qué se usa?

¿Qué es la hidroxicina y para qué se usa?

La hidroxicina es un fármaco perteneciente al grupo de los antihistamínicos, por lo que es útil en el tratamiento de ciertos síntomas alérgicos. Además, genera un efecto depresor en el sistema nervioso central al inhibir ciertos receptores específicos de histamina.

En términos generales, el medicamento inhibe la respuesta del músculo liso a la histamina, lo que disminuye la permeabilidad capilar, el edema y el prurito en las reacciones alérgicas. No obstante, el consumo del fármaco debe realizarse bajo estricta supervisión médica por el riesgo a desarrollar efectos secundarios.

¿Qué es la hidroxicina?

La hidroxicina es un compuesto clasificado como antagonista competitivo de los receptores H1 de histamina, lo que quiere decir que el fármaco se unirá al receptor en el mismo sitio en que lo haría la sustancia endógena. Dicha unión no desencadenará ningún tipo de respuesta celular, lo que permite mejorar síntomas como el prurito y la congestión nasal.

La inhibición de los receptores H1 en el encéfalo deprime la actividad cerebral y conlleva un efecto sedante e hipnótico. En este sentido, el fármaco se emplea tanto en niños como adultos antes y después de la anestesia general, durante una cirugía de cualquier índole.

Por último, la hidroxicina también es de utilidad en el tratamiento de diferentes tipos de ansiedad, como el trastorno de ansiedad generalizada. Este efecto puede explicarse por su leve inhibición de los receptores serotoninérgicos del sistema nervioso central. De hecho, estudios demuestran que es una alternativa efectiva al tratamiento tradicional con benzodiacepinas.

El medicamento en cuestión está disponible en 2 presentaciones diferentes: hidroxicina hidroclorhidrato e hidroxicina pamoato. Ambos cuentan como propiedades similares, ejerciendo su efecto antialérgico entre 15 y 60 minutos después de la ingesta.

Debido a la rapidez de su efecto, este fármaco es útil en el alivio de las siguientes afecciones:

  • Prurito grave.
  • Rinitis alérgica y vasomotora.
  • Rinorrea o goteo nasal.
  • Conjuntivitis alérgica.
Conjuntivitis alérgica tratada con hidroxicina.
La conjuntivitis alérgica puede ser abordada con hidroxicina vía oral, además de los fármacos tópicos en gotas.

Quizás te pueda interesar el siguiente artículo: ¿Para qué sirven los antihistamínicos?

Posibles efectos secundarios y riesgos de la hidroxicina

Todos los medicamentos comercializados en la actualidad pueden generar reacciones no deseadas en los pacientes y la hidroxicina no es la excepción. Los efectos secundarios producidos por el fármaco suelen ser leves y no imposibilitan la realización de actividades diarias, salvo algunas excepciones.

Somnolencia y sedación

Este es el efecto secundario más frecuente del consumo de hidroxicina y se produce por la inhibición del sistema nervioso central. La histamina es el neurotransmisor que media el despertar y mantiene al organismo en un estado de vigilia. De esta manera, cuando el compuesto no se une a sus receptores no genera el efecto deseado.

El estado de somnolencia puede afectar la capacidad de atención de las personas, por lo que no es recomendable realizar actividades que impliquen un alto grado de concentración después de ingerir el medicamento. En este sentido, se contraindica conducir.

Boca seca

El medicamento también tiene ciertas propiedades anticolinérgicas, es decir, es capaz de antagonizar una sustancia llamada acetilcolina. La acetilcolina es un neurotransmisor abundante en el sistema nervioso autónomo que cumple múltiples funciones, entre las que se encuentra la estimulación de las glándulas salivales.

De esta manera, la hidroxicina puede generar boca seca al disminuir la secreción de dichas glándula. Este es un efecto secundario frecuente que no tiene graves implicaciones en la vida del paciente.

Nauseas y estreñimiento

A nivel gastrointestinal, las múltiples acciones del medicamento en la concentración de neurotransmisores pueden hacer que el mismo actúe como un antiespasmódico. De esta manera, es capaz de disminuir el peristaltismo intestinal y causar estreñimiento o constipación. También es probable que el compuesto genere nauseas, aunque no se conoce su mecanismo fisiopatológico.

Otros efectos secundarios

El consumo de hidroxicina también puede tener otros efectos más severos en el organismo. No obstante, la incidencia de los mismos es mucho menor.

Se han reportado casos en los que el consumo del fármaco genera nistagmo en pacientes pediátricos, es decir, movimientos involuntarios en el ojo. Por su parte, la Asociación Española de Medicamentos y Productos Sanitarios confirmó que altera ciertos segmentos del electrocardiograma e incrementa la probabilidad de padecer un tipo de arritmia llamada torsade de pointes.

Otros de los efectos secundarios raros generados por el fármaco son los siguientes:

  • Movimientos involuntarios.
  • Temblores.
  • Convulsiones.
  • Alucinaciones.
  • Hepatitis.

Lee también: Lo que no sabías de las arritmias cardíacas

Contraindicaciones de la hidroxicina

El consumo del fármaco está contraindicado en todos aquellos pacientes que presenten asma bronquial, hiperplasia prostática, retención urinaria o glaucoma, ya que puede empeorar la evolución de estas enfermedades. Por su parte, las personas con alergia al compuesto tampoco deben consumirlo.

La hidroxicina no debe mezclarse con ningún tipo de depresor del sistema nervioso central, ya que puede potenciar sus efectos e inducir al coma. Además, las personas con insuficiencia renal o hepática deberán disminuir la dosis ingerida para evitar el daño.

Conducir está contraindicado con los antihistamínicos.
La hidroxicina puede causar somnolencia, por lo que su consumo es contraindicación para la conducción de vehículos.

Dosis y recomendaciones

Las tabletas de hidroxicina se deben ingerir enteras, sin masticar ni triturar y de preferencia con los alimentos. En términos generales, la menor dosis que resulte efectiva y durante el menor tiempo posible, con la finalidad de evitar la aparición de efectos secundarios.

De acuerdo con el prospecto interno del fármaco, se debe tomar un comprimido de 25 miligramos en la noche para tratar el prurito y la urticaria. De ser necesario, se puede aumentar la dosis e ingerir 1 comprimido hasta 3 veces al día.

Por otro lado, es necesaria la ingesta de 2 a 4 comprimidos repartidos en 3 tomas diarias para el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada. El efecto sedante del compuesto se obtiene con la ingesta de 2 comprimidos al día divididos en 2 tomas, de las que una se debe realizar 1 hora antes de la operación.

La dosis recomendada puede variar dependiendo de la edad y la condición del paciente. En este sentido, siempre es importante seguir las recomendaciones brindadas por el especialista, con la finalidad de obtener el mejor resultado posible.

Hidroxicina: un fármaco para uso bajo supervisión

Este compuesto con propiedades antihistamínicas, antiserotoninérgicas y anticolinérgicas es útil en el tratamiento de reacciones alérgicas y trastornos de ansiedad. En términos generales, la hidroxicina ofrece resultados rápidos con pocos efectos secundarios en los pacientes.

El consumo de este compuesto debe hacerse bajo estricta supervisión médica, ya que una dosis inadecuada y la ingesta durante un tiempo prolongado puede generar la aparición de reacciones severas. En este sentido, es importante informar al especialista de forma inmediata ante la presencia de algún síntoma extraño.

La entrada ¿Qué es la hidroxicina y para qué se usa? se publicó primero en Red De Noticias .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *