¿Qué es la bromelina de la piña y para qué sirve?

La bromelina que contiene la piña es uno de los compuestos con propiedades nutricionales que genera interés en ella. Se trata de una de las frutas exóticas más consumidas a nivel mundial. Originaria de los climas cálidos, se ha extendido por los 5 continentes.

Esta sustancia, la bromelina, no es más que un conjunto de enzimas capaces de ejercer funciones sobre la digestión. A dicho elemento debe la piña gran parte de sus propiedades. Por este motivo, a continuación te vamos a contar con detalle cuáles son los beneficios de su ingesta y de qué modo podemos aprovechar su potencial.

La bromelina de la piña: una enzima proteolítica

Como comentábamos, la bromelina es un conjunto de enzimas digestivas que tienen la capacidad de descomponer las proteínas en los aminoácidos que las conforman. De acuerdo con una investigación publicada en la revista Journal of the Science of Food and Agriculture, se trata de una sustancia que se comercializa de manera aislada, debido a sus propiedades.

Se utiliza para evitar las molestias digestivas propias de las comidas copiosas. Dicha enzima ha demostrado ser útil a la hora de mejorar el metabolismo de los nutrientes, haciendo más llevadero el proceso. Además, cuenta con otra serie de funciones secundarias entre las que destacan las siguientes:

  • Antiinflamatoria.
  • Analgésica.
  • Antitrombótica.

Incluso existen investigaciones que afirman que la bromelina de la piña podría ejercer una función reguladora sobre el sistema inmune, mejorando el funcionamiento del mismo. Esto sería útil a la hora de prevenir infecciones o enfermedades transmisibles.

Según la ciencia avanza, se siguen descubriendo propiedades y aplicaciones de la sustancia. No obstante, son necesarios más ensayos científicos que delimiten de manera precisa los marcos de aplicación, además de sistematizar su protocolo de dosificación. En la actualidad, la mejor forma que tenemos de beneficiarnos de la enzima es mediante el consumo de piña.

Las piñas son frutos tropicales que se han difundido por todo el mundo.

Para saber más: El ayuno intermitente ayuda a reducir la inflamación

¿Cuál es su marco de aplicación actual?

La bromelina se puede consumir tras una ingesta copiosa para reducir los problemas digestivos o la pesadez estomacal. Por este motivo, se aconseja la piña después de las comidas, para de este modo facilitar la función digestiva del organismo.

Además, el contenido en agua de la fruta contribuirá a hacer más llevadero el proceso de descomposición de los nutrientes, disminuyendo el riesgo de padecer dolores. La hidratación previene cuadros clínicos de constipación, por ejemplo, en especial en pacientes con patologías neurológicas.

Dado que los suplementos de bromelina todavía no son habituales en el mercado, lo óptimo resulta recurrir al consumo de piña como tal. Siempre es preciso evitar su presentación en almíbar, ya que de este modo presentaría un contenido en azúcares mucho más elevado, lo que puede resultar perjudicial para la salud.

También te puede interesar: 8 suplementos para el tratamiento de la obesidad

Efectos secundarios de la bromelina

A pesar de que la ingesta de la bromelina resulta beneficiosa casi siempre, su consumo excesivo conlleva la aparición de ciertos efectos secundarios. Los más habituales son las náuseas, los vómitos, la diarrea y las reacciones de hipersensibilidad. No obstante, no se trata de algo frecuente.

Además, la bromelina puede interaccionar con los anticoagulantes, por lo que es necesario consultar al médico sobre la posibilidad de consumir piña si se está en tratamiento con fármacos de este tipo. También puede incrementar los efectos de los antibióticos, actuando de manera sinérgica con ellos.

Otros alimentos que favorecen la digestión

La bromelina es característica de la piña, pero es posible encontrar otras enzimas digestivas en alimentos diferentes. Un ejemplo sería la papaya, rica en proteasas, que ayudan a la ruptura de las proteínas. El mango es otra de las frutas que contiene una cantidad significativa de enzimas; en este caso, amilasas.

Otros alimentos, como el aguacate o el kiwi, presentan compuestos que contribuyen a facilitar los procesos digestivos, reduciendo así los malestares asociados con el tránsito intestinal. El consumo habitual de estas frutas se asocia con una disminución del estreñimiento.

Fruta piña cortada en una tabla.
La bromelina de la piña actúa como enzima digestiva y es útil para consumirse posterior a las comidas copiosas.

Bromelina de la piña para facilitar la función digestiva

Como has podido comprobar, la bromelina es una sustancia que contribuye a mejorar los procesos digestivos. Por este motivo, es recomendable su ingesta tras una comida copiosa. En paralelo, presenta funciones antiinflamatorias, por lo que ayuda a prevenir la aparición de enfermedades complejas relacionadas con la inflamación sistémica.

El mejor método que existe para garantizar su consumo es la presencia de piña en la dieta. No obstante, en la actualidad se comienzan a desarrollar suplementos de esta enzima, dadas las nuevas propiedades que se le están atribuyendo.

Resulta una sustancia segura, ya que tiene escasos efectos secundarios. A pesar de todo, hay que tener en cuenta que puede interaccionar con algunos fármacos, por lo que es necesario consultar con el especialista en caso de duda.

Si experimentas problemas digestivos frecuentes, te recomendamos que consumas piña natural después de las comidas. De este modo, las dolencias puede que comiencen a disminuir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *