Comienza la estampida desde el PLD hasta Fuerza de Leonel

Visitas : 257

SANTO DOMINGO, RD.- La decisión del equipo po­lítico del reelecto senador del Partido de la Libera­ción Dominicana (PLD), Dionis Sánchez, de ingre­sar a la Fuerza del Pueblo, partido liderado por el ex­presidente Leonel Fernán­dez, plantea el inicio de una nueva estampida en las filas de la organiza­ción que saldrá del poder el próximo domingo.

Sánchez siempre ha si­do vinculado con el expre­sidente Fernández, quien renunció del PLD en octu­bre pasado tras denunciar un fraude en su contra en las primarias internas, pa­ra favorecer la candidatu­ra presidencial de Gonzalo Castillo, que era impulsa­da por el presidente Dani­lo Medina, Castillo fue de­rrotado en las elecciones presidenciales del 5 de ju­lio pasado.

“En el equipo político de Dionis trabajamos en el Par­tido de la Liberación Do­minicana para que el gane, pero no tenemos nada que hacer en el PLD”, fue la de­terminación del equipo po­lítico encabezado por el di­putado Manuel Sánchez, Fernando Sánchez, Joselin De Jesús, Fernando Feliz, Winelly Espinal, Hipólito Peralta, María Amador, Es­ther Matos, entre otros cer­canos colaboradores del le­gislador.

Otras figuras del pele­deísmo, como el reelecto senador Félix Bautista, y el reelecto alcalde de San­tiago, Abel Martínez, tam­bién son vinculados con Fernández, pero se desco­noce la actitud que asumi­rían después de pasar a la oposición.

Momento difícil

El PLD atraviesa por el momento más difícil de su historia en casi medio siglo. Tras su lacerante di­visión interna y derrota electoral, su destino esta­rá en manos del congreso ordinario del 4 de octubre.

Este organismo integra­do por su dirección nacio­nal y de base se mantuvo inactivo los últimos sie­te años. No se convocaba desde 2013 cuando se re­unió el VIII Congreso Nor­ge Botello, para aprobar reglamentos relativos al fortalecimiento institucio­nal del partido, la mayo­ría de los cuales nunca se cumplieron sentando un mal precedente.

Se advierte que dada la embarazosa situación del PLD, ahora podrían trans­  formarse en realidad las premoniciones de muchos dirigentes desde que esta­lló la gran crisis interna de 2007, advirtiendo que si se dividían y perdían el poder caerían todos presos, des­pués de 20 años bajo con­trol del Estado.

David contra Goliat

Los últimos dos años se han convertido en una pe­sadilla para la poderosa maquinaria peledeísta, que no se preparó para ver es­fumado el sueño de la se­gunda reelección del pre­sidente Danilo Medina, el cisma del 6 de octubre, las protestas de febrero, la de­bacle en las elecciones mu­nicipales del 15 de marzo y el mandarriazo final del 5 de julio, salpicados por las profundas crisis económica y sanitaria provocadas por el Covid-19.

Parafraseando el signifi­cado de la popular frase bí­blica “David contra Goliat”, el PLD cayó abatido por un oponente político más pe­queño y débil, ya que el opositor Partido Revolu­cionario Moderno (PRM) tiene seis años de fundado y en su primera experien­cia electoral en 2016 fue vencido ampliamente por el presidente Medina con un 61.74% contra 34.98%.

Sin embargo, los pape­les se invirtieron en los úl­timos cuatro años y la or­ganización morada de la estrella amarilla redujo sus preferencias electorales de 2,847,438 votos en 2016, a solo 1,537,078 votos, pa­ra un 37.46%. Perdió no so­lo la presidencia de la presi­dencia de la República, sino también el control del Sena­do, la Cámara de Diputados y el poder municipal.

En cambio el PRM y su candidato Luis Abinader re­montaron ampliamente en el favor popular, pasando de 1,613,222 en 2016 hasta 2,154,866 votos, para triun­far en primera vuelta con un 52.52.52%. Despojó así al PLD de la hegemonía mante­nida en los últimos 16 años.

Mientras que el expresi­dente Fernández, con solo ocho meses de abandonar la presidencia del partido go­bernante para fundar Fuerza del Pueblo con un grupo de dirigentes leales, logró junto a los partidos aliados que lo apoyaron 365,226 votos, un 8.90 por ciento.

Además los leonelistas exhiben como trofeo de guerra su eslogan de cam­paña “E’ pa’ fuera que van”, y que su partido sin alia­dos obtuvo 233,538 votos, o sea, un 5.69%, suficiente para convertirse en partido mayoritario de acuerdo a la Ley de Partidos Políticos y ocupar el tercer lugar en el orden de la boleta electoral.

Congresos del PLD

La convocatoria del IX Con­greso tendrá por delante la engorrosa tarea de mo­torizar una profunda re­novación de su anquilo­sada dirección y retomar los principios, y disciplina echados por la borda en to­dos estos años de burocra­cia y bohemia.

El PLD fue fundado por el profesor Juan Bosch, tras la división del Partido Revolu­cionario Dominicano (PRD), en 1973. Entonces se cele­bró el Congreso Constitutivo Juan Pablo Duarte.

A este evento le suce­dieron el I Congreso Nar­pier Díaz González, 1978; II Congreso Nim Diplán, 1982; III Congreso Jaime Vargas, 1986; IV Congreso Félix Ser­vio Docoudray y Miguel Soto, 1990; V Congreso Enmanuel Espinal, 1994; VI Congreso Profesor Juan Bosch, 2000; VII Congreso Doctor Rafael Kasse Acta, 2005, y VIII Con­greso Comandante Norge Botello, 2013.

SEPA MAS

 La pérdida del poder
 El Senado.

De los 32 senadores el PRM obtuvo 18 escaños, el PLD, 6; Fuerza del Pueblo, 5; Dominicanos por el Cambio (DxC), uno; PRSC, dos.

Diputados.

En las elecciones del pa­sado 5 de julio, en el ni­vel de los diputados el PRM y aliados obtuvo 90 escaños; el PLD, 75; PRSC, 6; FP, 4 y PRD, tres.

Presidencia.

En el nivel presiden­cial el PRD y Luis Abi­nader, 52.52.%; el PLD y su candidato Gonza­lo Castillo, 37.46%; La FP y su candidato Leo­nel Fernández, 8.90%; Alianza País, con Gui­llermo Moreno, 0.96%; el PDI, 0.08%, y el PN­VC, 0.08%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *