uarte, París y José Martí, en DN, el mejor ejemplo a violación d

Visitas : 919

Duarte, París y José Martí, en DN, el mejor ejemplo a violación de espacios públicos

SANTO DOMINGO, RD.- Entre tarantines, tumultos, bulla y basura, se desenvuelven las avenidas Duarte, José Martí y vías aledañas, en el Distrito Nacional, donde para nada importa la presencia de la pandemia del covid-19 con su secuelas de muertes y contagiados.

Desde talleres, exhibición de estufas, lavadoras, colchones, en las aceras y parte de la avenida Duarte, desde la Pedro Livio Cedeño hasta la Federico Velázquez, hasta ventas de prendas de vestir, zapatos, tenis, perfumería, frituras, ferretería, entre otros, hasta la París, es el panorama que se observa en la zona.

Las casetas, en su mayoría en mal estado, son colocadas por los vendedores en aceras y prácticamente ocupan la mitad de los carriles, tanto en la Duarte como en la José Martí y calles perpendiculares, sin que ninguna autoridad defienda esos espacios de uso común.
Los ciudadanos son obligados a caminar entre tarantines, rosándose uno a otros, irrespetando el distanciamiento social para evitar el contagio del covid-19.

Algunas de las casetas son extensiones de grandes tiendas a lo largo de las vías, pero otras son de particulares.

A esto se agregan camionetas y carros viejos estacionados en plena vías para exhibir mercancías, lo que provoca taponamientos que no existirían si se respetaran los espacios.
Andrés de la Cruz, comerciante de la Duarte, explica que a pesar de la presencia del coronavirus, la cantidad de vendedores sigue en aumento en esa arteria, sin que nadie ponga freno.

Deuda pendiente. El tramo de la Duarte, desde la París hacia el Mercado Nuevo, quedó pendiente de desarrabalización durante la gestión de la alcaldía que encabezó Roberto Salcedo, período 2002-2016, ya que recuperó el tramo desde la Duarte con París hasta la avenida Mella.

luego la gestión de David Collado, período 2016-2020 inició el proceso de devolver los espacios ocupados, pero el tiempo no fue suficiente.

Incluso, Collado viajó a la ciudad de Guayaquil, Ecuador, a observar un modelo de desocupación de espacios públicos, luego envió una comisión de buhoneros de la Duarte con París a palpar la experiencia y replicarla en la ciudad de Santo Domingo.

Trabajó en la elaboración de un censo con la Asociación de Buhoneros de la Duarte con París, con miras a tener los datos precisos en cuanto a la cantidad de vendedores ambulantes para luego tomar las medidas correspondientes.

“Esa es una materia pendiente que nosotros la vamos a resolver, para eso se hacen los trabajos del censo, vamos a llevar a los dirigentes de los buhoneros a Guayaquil, Ecuador, para que vean los avances en materia de desarrabalización y de esa manera aplicarlos en Santo Domingo”, explicó.

Recordó que una comisión de Guayaquil vino a Santo Domingo a mediado de 2018 e hizo un levantamiento y en este mes de diciembre regresa al país con posibles soluciones sobre la Duarte con París.

Colocó una brigada de 60 personas fija en la Duarte con París y entorno para trabajar en el asunto de la limpieza, así como el incremento de los policías municipales para que no entraran más buhoneros y garantizar la seguridad en la importante plaza comercial.

Con pasada gestión. Collado, al igual que el anterior incumbente Salcedo, convino con el entonces presidente Danilo Medina trabajar el tema de la Duarte con París en conjunto, ya que para la ADN sería imposible asumir su recuperación de manera unilateral, por el bajo presupuesto con que cuenta el gobierno de la ciudad.

Con ninguno Medina cumplió lo acordado, hoy la Duarte con París está más arrabalizada que antes y no se conoce ningún plan de la actual alcaldesa Carolina Mejía con miras a solucionar el problema.

Como parte del rescate de la ciudad, Collado se embarcó en remozar las edificaciones en el entorno, pintó decenas de edificaciones que ofrecen una mirada diferente a quienes entran al Distrito Nacional.

También solucionó problemas de drenaje pluvial.
Cada día más vendedores, en su mayoría haitianos, toman las aceras y parte de los carriles ante la mirada indiferente de las autoridades locales y nacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *