Morales califica de “vergüenza” que el Gobierno de facto de Bolivia investigue a cinco políticos españoles

La decisión se tomó tras una reunión con dos cargos de Vox, un partido español de ultraderecha, y día antes de la investidura del socialista Pedro Sánchez.

El expresidente boliviano Evo Morales calificó de “vergüenza” que el Gobierno de facto de Bolivia investigue por malversación a cinco políticos españoles: Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos; Juan Carlos Monedero, co-fundador de Podemos; el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero; Íñigo Errejón, diputado de Más País; y el jurista Baltasar Garzón.

“Es una vergüenza que el gobierno de facto ‘investigue’ a los hermanos Pablo Iglesias, Monedero, Errejón, Rodríguez Zapatero y Baltasar Garzón, cuando hasta ahora, no hay ni un solo detenido por las masacres. ¿A cuántos más van a perseguir para seguir ocultando la verdad?””, escribió Morales en su cuenta personal de Twitter. 

La semana pasada, el ministro de Gobierno de facto de Bolivia, Arturo Murillo, se reunió en La Paz con Víctor González, vicepresidente de Vox, partido de extrema derecha español, y Hermann Tertsch, europarlamentario ultraconservador de la misma formación.

“Coordinar esfuerzos”

Después del encuentro, Murillo dijo en una rueda de prensa, juntos a los representantes de Vox, que existían “claras evidencias de financiamiento del gobierno de Evo Morales a partidos extranjeros”, y en particular, según él, entre el Movimiento al Socialismo (MAS) y políticos españoles. 

Pedro Sánchez, investido presidente: España tendrá el primer gobierno de coalición desde la Transición

Así, explicó, que el Gobierno de facto acordó con los cargos de Vox “coordinar esfuerzos” para investigar “estos casos de obvia malversación”. El lunes, el Ejecutivo boliviano solicitó a la fiscalía citar a declarar a los cinco políticos españoles. 

La reunión entre Murillo, González y Tertsch ocurrió días antes de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno en España, que tuvo lugar este martes.

Sánchez conformará un Ejecutivo de coalición en el que estará presentes miembros del Partido Socialista y de Unidas Podemos y, en un principio, Pablo Iglesias como futuro vicepresidente.

Durante las tres jornadas que ha durado esta sesión, la formación ultraderechista Vox llegó a animar a un golpe de Estado, y lo hizo por medio de Hermann Tertsch quien, a pesar de no estar presente en el Hemiciclo, irrumpió en el debate a través de un tuit en el que pedía la actuación del Ejército.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *