Fallece un turista británico al caer por el balcón del séptimo piso de un hotel en la localidad española de Magaluf

Fallece un turista británico al caer por el balcón del séptimo piso de un hotel en la localidad española de Magaluf

Se especula con que podría estar bajo los efectos del alcohol o las drogas por su extraño comportamiento antes de la caída.

Un turista británico, de 34 años, falleció el jueves al precipitarse por el balcón de una habitación ubicada en la séptima planta de un hotel en la localidad costera de Magaluf, en la isla española de Mallorca.

El trágico suceso fue grabado por un transeúnte y las imágenes han recorrido las redes sociales.

En ellas se puede ver como el hombre tenía un comportamiento extraño y deambulaba rápidamente de forma nerviosa, de un extremo al otro del balcón de su habitación, por la parte externa.

En un momento dado, parece que intenta descolgarse hasta el piso inferior y en ese instante le fallan las manos y se precipita desde una gran altura.

Las autoridades están investigando lo sucedido y se especula con que el turista podría encontrarse bajo los efectos del alcohol o algún estupefaciente, debido a su extraña actitud antes de la caída.

El suceso ha tenido lugar poco después de las ocho de la mañana en el hotel South Beach, a donde inmediatamente se dirigieron los servicios de emergencia, aunque solo pudieron certificar la defunción.

Primer fallecido por ‘balconing’ en 2022

Se trata del primer fallecido en Mallorca este 2022 por ‘balconing’, una práctica que hace años se puso de moda, sobre todo entre los turistas británicos que visitan las costas españolas, especialmente las Islas Baleares, y que, normalmente, consiste en intentar pasar de una habitación a otra a través de los balcones o bien lanzarse a la piscina desde ellos.

La peligrosa práctica está unida a la ingesta de alcohol y otras drogas, lo que ha dado lugar a numerosos accidentes en los que se han registrado varias mueres.

Tan frecuente llegó a ser este peligroso comportamiento que a principios de 2020 el Gobierno balear aprobó una normativa que prohibía el turismo de borrachera, que incluía la expulsión de los visitantes que practicaran ‘balconing’ y multas de entre 6.001 y 60.000 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *