EXCLUSIVO: Migrantes que sobrevivieron a COVID-19 alegan discriminación en el centro de detención de NM

LAS CRUCES, Nuevo México (Informe fronterizo) – Varios guatemaltecos dicen que Estados Unidos está prolongando arbitrariamente su estadía en un centro de detención de Nuevo México, meses después de que dieron positivo por COVID-19.

Los detenidos dijeron a Border Report que habían renunciado a cualquier reclamo de permanecer en el país para poder reunirse con sus familias en Centroamérica y encontrar una manera de mantenerlos económicamente.

Sin embargo, por razones que dicen que no se les han explicado claramente, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos se ha negado a ponerlos en un avión de regreso a casa. Algunos de ellos dicen que recibieron órdenes finales de deportación hace meses.

“Vi que traían gente hace dos o tres semanas y ahora se han ido. He estado aquí por seis meses ”, dijo“ Antonio ”, un guatemalteco detenido en el Centro de Procesamiento del Condado de Otero en Chaparral, Nuevo México.“ Cuando les pregunto a los guardias, dicen: ‘la semana que viene, no se preocupen’. Me lo he estado diciendo durante un mes “.

Antonio, quien habló bajo condición de anonimato, dijo que dio positivo por COVID-19 en mayo y fue absuelto después de un mes de aislamiento. Dice que ha escuchado de otros detenidos que su propio gobierno no los quiere de regreso.

La voluntaria de AVID Margaret Brown Vega habla sobre la terrible experiencia de un grupo de hombres de Guatemala detenidos en el Centro de Procesamiento del Condado de Otero. (Julian Resendiz / Informe fronterizo)

A fines de abril, Guatemala dejó de aceptar vuelos de compatriotas deportados de Estados Unidos después de que algunos de ellos se enfermaran y agravaran la situación del coronavirus en esa nación. Los vuelos se reanudaron en junio.

“Estamos siendo discriminados porque dimos positivo. No queremos asilo, no queremos nada. Solo queremos ser deportados lo antes posible ”, dijo Antonio, padre de dos hijos. Dijo que contrajo el coronavirus en el centro de detención y que teme contraer otras enfermedades infecciosas allí.

Los defensores de los migrantes dicen que los guatemaltecos no solo soportaron los efectos dañinos de la enfermedad, sino también el trauma del encarcelamiento prolongado sin esperanza de permanecer en los Estados Unidos.

“No hay alivio para ellos. Están atrapados en el limbo y se están desesperando ”, dijo Margaret Brown Vega, voluntaria de AVID, una organización de defensa de los migrantes con sede en Las Cruces. “Están muy deprimidos, sufren de problemas de salud mental (…) no reciben ningún tipo de atención de salud mental o atención en absoluto. Creo que es una situación realmente alarmante que la gente debe conocer “.

Los miembros del grupo dicen que planean pedirle a la delegación del Congreso del estado que investigue la situación en el Centro de Procesamiento del Condado de Otero.

El viernes, Border Report se acercó a ICE en busca de comentarios y le dijeron que la agencia estaría investigando el tema.

“Raúl”, otro guatemalteco detenido en Otero que habló por una línea telefónica con Border Report, dijo que se contagió del coronavirus dentro de la instalación y fue colocado en una habitación que los detenidos llaman “el agujero” durante un mes.

“Es una habitación muy pequeña. El daño psicológico de estar allí fue peor que la enfermedad. Todos los que fuimos diagnosticados con COVID pasamos por eso. Un chico de Ecuador casi muere. Una enfermera les dijo (a los guardias) que lo sacaran porque estaba muy enfermo ”, dijo Raúl.

Él y otros dijeron a Border Report que, una vez fuera de la cuarentena, se les pidió que firmaran un documento que luego supieron que era un aviso o un consentimiento para retrasar su deportación hasta por 90 días.

“No sé cuáles eran esos papeles. No leo inglés y no hablo mucho español ”, dijo“ Juan ”, un guatemalteco de ascendencia maya. “Le digo a ICE que no quiero pelear mi caso. (…) Quiero estar con mi esposa y mi hija (de 1 año). Mi mamá y mi papá me necesitan. Todos están preocupados por mí “.

Dijo que atrapó COVID-19 dentro de las instalaciones de Otero en mayo, pero que no “sintió nada”. Él y otros dijeron que si ICE teme que el virus todavía esté activo en sus cuerpos, debería volver a probarlos.

Brown Vega dijo que sospecha que lo que supuestamente está sucediendo en Otero está sucediendo en los centros de detención de todo el país.

“Incluso si apoya la detención de inmigrantes, nuestro propio gobierno dice que se supone que no es punitivo. Pero estos lugares claramente son punitivos ”, dijo. “Están destinados a destruir a la gente y golpearla tanto para intentar que otras personas no vengan aquí. Es un elemento disuasorio, al menos esa es la intención “.

Visite la página de inicio de BorderReport.com para conocer las últimas historias exclusivas y las últimas noticias sobre temas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *