Leucopenia: causas y consecuencias

Leucopenia: causas y consecuencias

La médula ósea produce a diario aproximadamente 100 mil millones de glóbulos blancos, también conocidos como leucocitos. Para detectar sus niveles, los doctores realizan un análisis de sangre que mide el nivel de leucocitos por microlitro en la sangre. El valor normal se encuentra entre 4.000 y 11.000 leucocitos por microlitro de sangre. Que la cifra sea inferior a 4000 puede sugerir ciertos problemas, algunos de ellos graves.

Los leucocitos forman parte del sistema inmunológico. Flotan en la sangre defendiéndonos de virus y bacterias que intenten invadir nuestro organismo.

Clases de glóbulos blancos

Neutrófilos

Hay varios tipos de glóbulos blancos, los cuales se dividen en dos grupos en función de si presentan o no presentan núcleos lobulados.

  • Neutrófilos. Protegen al organismo de e infecciones causadas por bacterias y hongos. Representan más de 45% de los leucocitos que se encuentran en el torrente sanguíneo.
  • Linfocitos. Son el 20% de los glóbulos blancos, y su disminución hace que el riesgo de contraer infecciones aumente considerablemente.
  • Eosinófilos, monocitos y basófilos. Representan la menor población leucocitaria, sin embargo, su ausencia también puede suponer ciertos problemas relacionados con infecciones.

Ver también: Remedios naturales para aumentar los glóbulos rojos

Enfermedades que provocan el descenso de los glóbulos blancos

Médula ósea atrofiada

Médula ósea atrofiada

Algunos tratamientos químicos como la exposición a sustancias tóxicas, radioterapia o quimioterapia pueden afectar a las células hematopoyéticas presentes en la médula ósea, las encargadas de dar lugar a todos los tipos celulares de la sangre. En este sentido, una médula ósea atrofiada implica una disminución en la cantidad de glóbulos blancos que el cuerpo puede producir.

Trastornos de la médula ósea

Cuando la médula ósea no puede producir la cantidad necesaria de glóbulos blancos o por el contrario produce más pero disfuncionales, puede dar lugar a una deficiencia leucocitaria. Esto generalmente ocurre en pacientes con leucemia, síndrome mielodisplásico, mielofibrosis, síndrome mieloproliferativo o pacientes que presentan déficit de vitaminas B12 o B9.

Metástasis

Si algún tipo de cáncer logra migrar hasta llegar a la médula ósea puede desencadenar leucopenia, es decir, un descenso en la producción de leucocitos funcionales. Suele ser lo común en presencia de linfomas, un determinado tipo de cáncer.

¿No lo sabías? 10 minerales esenciales que necesita tu organismo

Infecciones víricas o bacterianas

Causas ebola

Enfermedades producidas por virus o bacterias, como el ébola o la enfermedad causada por la bacteria Naegleria fowleri comprometen la función de la médula ósea, facilitando que la persona desarrolle leucopenia. Esto ocurre a menudo en casos de septicemia.

Enfermedades autoinmunes

Ocurren cuando el sistema inmune confunde las células propias con elementos extraños. En este caso, el sistema inmune del paciente ataca a su propio organismo. Si se ven afectadas las células hematopoyéticas pueden generarse problemas sanguíneos que implican el descenso en el número de glóbulos blancos que circulan por el torrente sanguíneo.

Hiperesplenismo

El hiperesplenismo se origina por hiperactividad del bazo, órgano que se encuentra en el lado superior izquierdo del abdomen. Se encarga de retirar los glóbulos rojos y blancos viejos del torrente sanguíneo, actuando como un filtro que permite la renovación celular en este tejido.

El bazo de un paciente con hiperesplenismo retira del torrente sanguíneo glóbulos rojos y blancos antes de que estos deban ser retirados, pudiendo dar lugar a serios problemas. El hiperesplenismo es ocasionado por cirrosis, linfoma, malaria o tuberculosis.

 Medicinas

Medicamentos

Consumir ciertos medicamentos puede provocar la disminución del número de glóbulos blancos que circulan por el torrente sanguíneo. Algún ejemplo de medicamentos inmunosupresores son los antiepilépticos, como la clozapina, el valproato de sodio o la lamotrigina. A estos hay que añadir los medicamentos utilizados para tratar la adicción al tabaco, la depresión o la esclerosis múltiple.

Otras enfermedades

Patologías asociadas a problemas en la glándula tiroides, infecciones producidas parasitarias, artritis reumatoide, déficit de cobre y zinc, el VIHo el dengue, son algunas de las muchas enfermedades que pueden ocasionar leucopenia.

Síntomas de la leucopenia

Síntomas de la leucopenia

Detectar la leucopenia es difícil sin un análisis de sangre debido a quegeneralmente no causa ningún síntoma. No obstante, algunas personas que sufren esta enfermedad presentan debilidad, fatiga, mareos o pérdida del apetito.

Si eres de esas personas que “se pone malo cada dos por tres” le recomendamos encarecidamente que acuda al médico y revise la salud de su sistema inmunológico.

Comentários no Facebook