La guía ignorada del orgasmo femenino: Cómo y dónde tocar

La guía ignorada del orgasmo femenino: Cómo y dónde tocar

El orgasmo femenino ha sido durante años una fuente de fascinación, tanto para los investigadores como para el resto de los mortales. La mayoría de hombres saben que si estimulan correctamente la vagina y el clítoris de una mujer, lograrán que ella alcance el clímax.

¿El problema? Que solo se centran en esas zonas y privan a la chica de poder disfrutar de la inmensa variedad de experiencias orgásmicas que podría alcanzar.

Estudios llevado a cabo por los investigadores de la Universidad de Concordia (Canadá), aseguran haber encontrado la fórmula definitiva para que ellas gocen al máximo. Para conseguirlo ‘solo’ has de tener dos cosas claras:

-Debes mantener el tacto, presión y ritmo adecuado.
-Debes saber que una mujer puede experimentar orgasmos en áreas no genitales.

Una vez tengas esto claro, el resto será pan comido. Has de saber también que las mujeres evolucionan con el tiempo. “A diferencia de los hombres, las mujeres pueden tener una amplia variedad de experiencias orgásmicas, que evolucionan a lo largo de la vida. El mapa del cuerpo erótico de una mujer no está grabado en piedra, sino que es un proceso continuo de experiencia, descubrimiento y construcción”, asegura el autor del estudio y profesor de Psicología Jim Pfaus.

La investigación demostró que no hay una región determinada para la estimulación ni una fórmula establecida para estimular a una mujer. “El clítoris contiene 8.000 terminaciones nerviosas”.

Clítoris

Una manera sería estimular el clítoris realizando movimientos de presión arriba-abajo, logrando que el capuchón que lo recubre reciba estos movimientos con uno o dos dedos juntos. También se pueden ejercer movimientos circulares en esta misma zona.

Cuello

Según una reciente investigación publicada en la revista ‘Cortex’, el cuello es una de las zona erógenas preferidas por las mujeres. Es una zona muy sensible que puedes estimular con besos y caricias.

Pelo

Los masajes en la cabeza son relajantes para la mayoría de personas, pero hay a quienes les resultan además especialmente excitante. Ejerce una presión suave con los dedos sobre el centro de las sienes, a modo de masaje, y haz relajantes círculos en el cráneo.

Orejas

Tanto estos como la parte inferior de las orejas son una zona erógena increíblemente sensible. Además de acariciarlos con los dedos puedes mordisquearlos.

Pies

Consiste en acariaciarlos y realizar masajes circulares, con los dedos o con la lengua. Uno de los puntos más sensibles del pie es justo la línea que forma la base de los dedos.

Vientre

Muchas mujeres sienten una excitación especial en esta zona del cuerpo, sobre todo en la parte más cercana al pubis. El ombligo, además, es una región del cuerpo especialmente sensible.

Comentários no Facebook