“Queremos que Santiago sea una ciudad de eventos”

“Queremos que Santiago sea una ciudad de eventos”

El alcalde de Santiago, Abel Martínez, sostuvo que uno de los proyectos en carpeta de su gestión es convertir ese municipio en una ciudad de eventos.

SANTIAGO, RD.- Explicó que en el marco de ese proyecto es que solicitó a los organizadores del premio Soberano que la próxima edición se desarrolle en esa ciudad. Adelantó que el productor del evento midió el espacio del Estado Cibao indicando que “que esa solicitud ha sido acogida como positiva. “Nosotros estamos tratando de convertir a Santiago en una ciudad de eventos, que significa que haya actividades permanentes y que haya visitas permanentes, así lo hicimos con Miss República, con el juego de futbol”, comentó. Explicó que los eventos dinamizan la actividad comercial porque llenan los hoteles, más servicios de taxis, más empleos y que Santiago estará en la menta de todos los dominicanos y de quienes siguen los eventos en todo el mundo.

“Presupuesto de ayuntamientos es una barbaridad”
El alcalde de Santiago consideró que aspirar a que el Estado cumpla con el 10% del Presupuesto para las alcaldías como establece la ley sería una utopía por las limitaciones que presentan las finanzas públicas, sin embargo, cree que otorgar solo un poco más de 2% para los ayuntamientos es “una injusticia”.

Dijo que la tendencia mundial es dar cada vez más autonomía a los gobiernos locales y que los recursos que reciben ahora limitan la capacidad de respuesta a las demandas de los munícipes. “La asignación de presupuesto a los ayuntamientos es una barbaridad, ahora en las últimas décadas no ha habido una asignación a los ayuntamientos que podamos cumplir con las obras que una comunidad que pertenece a un municipio se sienta satisfecha”, apuntó Martínez.

Sostuvo que la mayoría de las alcaldías no están en capacidad de tapar hoyos o arreglar calles porque no reciben recursos suficientes. Consideró que en porcentaje entre el 4% y 5% del presupuesto para los ayuntamientos colocarías a esas instancias en condiciones de dar mayor respuesta a las demandas de sus munícipes.

Martínez detalló que la alcaldía de Santiago recibe alrededor de 900 millones de pesos al año del Presupuesto Nacional y recauda aproximadamente 412 millones de pesos al año por los arbitrios municipales. Sostuvo que esos recursos no alcanzan y que operan con déficit de alrededor 700 millones de pesos.

“Para lograr una buena gestión se necesita trabajar en armonía”
Martínez dijo que las acciones que ha desarrollado como alcalde en más de dos años que al frente del municipio de Santiago cuenta con el apoyo del 92% de la población de esa demarcación.

“Para lograr una ciudad con orden hay que tener dedicación, voluntad, perseverancia y de que de la honestidad y el uso de los recursos públicos pueda sacarse el mayor beneficio para una población”, expresó. Igualmente, dijo que es necesario trabajar en armonía con los sectores que estén interesados en una ciudad desarrollada. El alcalde de Santiago informó que con el respaldo del Consejo de Zonas Francas fue remodelado el Parque Hermanas Mirabal por un costo superior a los 40 millones de pesos y que pronto será inaugurado. Explicó que con esa misma política han logrado rescatar más de 40 parques en todo el municipio desde que inció su gestión.

“Ese ha sido nuestro esquema de trabajo, sin parar y siempre pensando en mejorar lo que ya tenemos”, dijo. Agregó que la Alcaldía de Santiago es la única oficina pública que cuenta con personal de servicio hasta los sábados.

En otro orden, consideró que es necesario modificar la Ley Municipal para adaptar las partidas presupuestarias a la realidad de cada ayuntamiento. Aseguró que en la actualidad más del 90% de las alcaldías viola la normativa ante la imposibilidad de ajustar los presupuestos a lo que manda la ley frente a la realidad que tiene que enfrentar.

El problema de la basura se resolvió con decisión

El alcalde de Santiago dijo que el problema de la basura se resolvió con voluntad y firmeza. Abel Martínez refirió que el vertedero de Rafey era un desastre ecológico, un negocio para tres personas, de puntos de drogas y más de 400 haitianos ilegales que reciclaban de una manera primitiva. “Tomamos la decisión y sacamos a todo el mundo de ahí y le dimos la oportunidad a una empresa de planta recicladora que tenía años parada que no podía arrancar porque esas personas los extorsionaban y les pedían 40 millones para ellos salirse”, contó sobre el proceso. Dijo que otro elemento que ha ayudado con la eliminación del problema de recolección de basura en Santiago es que durante la transición se hizo una campaña de concientización ciudadana para que contribuya con el proceso. “En Santiago ese es un tema superado, la gente saca la basura cuando pasa el camión recolector, nosotros no dejamos de pasar, y ocurre muchas veces que pasamos más de la cuenta para medir por día si hay aumento de desechos”.

Comentários no Facebook