Trump ofrece una rueda de prensa tras su reunión con Kim Jong-un

Trump ofrece una rueda de prensa tras su reunión con Kim Jong-un

“El pasado no tiene que definir el futuro”, ha declarado el mandatario estadounidense en una rueda de prensa.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha calificado su reunión con el líder norcoreano Kim Jong-un como “honesta, directa y productiva”. “Llegamos a conocernos bien en un período de tiempo muy limitado”, ha señalado este martes el mandatario estadounidense en una rueda de prensa en Singapur.

“Estamos preparados para comenzar una nueva historia y escribir un nuevo capítulo entre nuestras naciones”, ha asegurado Trump, quien ha destacado “el tremendo potencial” de Corea del Norte.

El presidente de EE.UU. ha subrayado ante los periodistas que “el pasado no tiene que definir el futuro”, y que la historia ha demostrado en repetidas ocasiones que “los enemigos pueden llegar a ser amigos”. “El conflicto de ayer no tiene que ser la guerra de mañana”, ha agregado Trump.

El mandatario sostiene que “no hay nada que Corea del Norte no pueda alcanzar cuando deje su programa nuclear” y estima que “un futuro brillante” ―la reunificación entre el Sur y el Norte de la península coreana― es posible de alcanzar.

Al mismo tiempo, Trump ha indicado que las sanciones contra Pionyang se mantendrán en vigor hasta la desnuclearización de Corea del Norte. El presidente ha detallado que tenía preparadas 300 nuevas sanciones contra Corea del Norte, pero decidió no imponerlas porque “sería irrespetuoso”.

Al responder preguntas de los periodistas, el presidente de EE.UU. ha descartado que la ausencia de las palabras “verificable” e “irreversible” en la declaración conjunta firmada por los dos mandatarios sea una concesión por parte de EE.UU., ya que el documento en sí mismo es sobre la “desnuclearización completa” de Corea del Norte, lo cual podrá ser verificado gracias a la presencia de numerosas personas en el país asiático, tanto de EE.UU. como de otros países.

Trump espera retirar las fuerzas de EE.UU. de la península de Corea

Durante la rueda de prensa el mandatario de EE.UU. se ha comprometido a detener los “juegos de guerra”, una aparente referencia a los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur que Pionyang siempre ha tildado de provocativos, y ha señalado que espera retirar eventualmente las fuerzas estadounidenses de la península coreana, aunque “eso no es parte de la ecuación en este momento”.

Quiero retirar a nuestros soldados. Quiero llevar a nuestros soldados a casa”, ha aseverado el líder estadounidense.

Más información, en breve.

Comentários no Facebook