Miembro de la Casa Blanca se pelea con funcionarios norcoreanos durante el encuentro entre Trump y Kim

Papúa: Erupción volcánica lanza partículas peligrosas que causan enfermedades severas e incluso la muerte

La repentina entrada en erupción de dos volcanes en Papúa Nueva Guinea (PNG), en Oceanía, ha obligado a evacuar a 15.000 personas. La fina ceniza volcánica, que ha cubierto grades extensiones de terreno, podrían causar daños permanentes de salud, e incluso la muerte, en caso de ser inhalada o ingerida, informa Reuters.

El monte Ulawun explotó repentinamente este miércoles arrojando al aire una columna de ceniza que se elevó a una altura de unos 18 kilómetros, desplazando a 11.047 personas. Pocos días después el volcán Manam, ubicado en una isla cercana, expulsó peligrosos flujos piroclásticos por sus laderas, lo que forzó la evacuación de otros 3.775 habitantes.

Ceniza peligrosa
La ceniza volcánica cubrió grandes extensiones de campos de cultivos con diminutas partículas (similares al vidrio) que pueden dañar permanentemente los pulmones, causar enfermedades e incluso provocar la muerte.

“Si [la ceniza] está en las cimas de las colinas o las copas de los árboles y los vientos soplan, la gente lo inhalará”, dijo Leo Mapmani, del Centro Provincial de Desastres de West New Britain. Además, explicó que las persona no podrán regresar a sus hogares hasta que las lluvias no se lleven la ceniza que ha cubierto sus cultivos.

Daños materiales
El desastre natural ha dejado a las poblaciones cercanas sin agua y sin comida, mientras casas, campos de cultivo y pozos de agua han quedado destruidos, según el medio. Hasta el momento, no se han registrado víctimas.

La Cruz Roja del país, así como instituciones locales y el ejército, han transportado suministros de emergencia a los refugiados. Por su parte, el primer ministro, James Marape, visitó este domingo varios refugios.

“Los satélites están monitoreando el gas y las temperaturas”, dijo al medio el topógrafo geodésico Steve Saunders. Según explicó, el volcán Manam continúa arrojando flujos de lava desde la cima hacia el mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *