Fallece Eva Mozes Kor, superviviente de los experimentos del «ángel de la muerte» de Auschwitz

Fallece Eva Mozes Kor, superviviente de los experimentos del «ángel de la muerte» de Auschwitz

Eva Mozes Kor sobrevivió al Holocausto. Estuvo presa en el campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau donde fue víctima del doctor Josef Mengele, conocido como el «Ángel de la Muerte».

Nacida en Rumanía, a los 10 años, sobrevivió sola junto a su hermana gemela Miriam, entre ratas y piojos, sometida a las inyecciones del «ángel de la muerte» con una substancia para detener el crecimiento de sus riñones. «Si yo hubiera muerto, a Miriam la habrían matado con una inyección en el corazón. Mengele habría hecho una autopsia comparada», afirmó entonces. El 27 de enero de 1945, las dos hermanas fueron testigo de la liberación del campo por parte de los soldados rusos.

Vivió primero en Israel y tras casarse con un estadounidense se trasladó a la ciudad de Terre Haute, en Indiana, donde fundó en 1995 el museo CANDLES sobre el Holocausto. Un museo dedicado al recuerdo y a la reconciliación.

«Estamos profundamente entristecidos de anunciar el fallecimiento de Eva Kor, superviviente del Holocausto, abogada del perdón y fundadora del CANDLES Holocaust Museum and Education Centre», ha señalado en su cuenta de twitter el museo.

Eva Kor falleció durante el viaje anual organizado por este museo, que incluía una visita al excampo nazi de Auschwitz-Birkenau. «Hace solo cinco días, grabamos el testimonio de Eva Kor, superviviente de Auschwitz. Hoy, nos enteramos de que falleció», ha indicado por su parte el museo de Auschwitz.

También el gran rabino de Polonia, Michael Schudrich, en declaraciones a AFP ha mostrado su tristeza por la muerte de Kor: «Se me rompe el corazón al anunciar que Eva Kor falleció y que será enterrada en Estados Unidos»

En 2015, asistió al juicio contra Oskar Groning, nonagenario, excontable del campo de exterminio, acusado de «complicidad» en el envío de 300.000 judíos a las cámaras de gas entre mayo y julio de 1944.

En este proceso, Kor describió la realidad de este campo, donde vio desaparecer en la rampa, «en 40 minutos», a sus padres y sus hermanas de 12 y 14 años. También recordó los terroríficos experimentos de Mengele, especialmente en los gemelos, que le fascinaban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *