El filósofo preferido de Bolsonaro afirma que el ascenso del nazismo y la Segunda Guerra Mundial “fueron planeados por Stalin”

El filósofo preferido de Bolsonaro afirma que el ascenso del nazismo y la Segunda Guerra Mundial “fueron planeados por Stalin”

El también astrólogo Olavo de Carvalho afirmó que el líder comunista quería que se desarrollase el conflicto para sacar provecho y expandir a la Unión Soviética.

Olavo de Carvalho, el filósofo favorito del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, desató la polémica en las redes sociales al señalar que Stalin, quien gobernó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) desde 1924 hasta 1953, habría ideado el ascenso del nazismo en Alemania y el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial para aprovecharse de la situación internacional y expandir su bloque comunista. 

“El ascenso del nazismo y la Segunda Guerra Mundial fueron planeados con gran anticipación por Stalin para llegar al resultado que efectivamente se produjo: la ocupación de la mitad de Europa por la dictadura soviética“, expresó el pensador.

Según De Carvalho, esta tesis “hace de Stalin el mayor estratega de todos los tiempos”. Por otro lado, el escritor, de 71 años, radicado en EE.UU., consideró que la URSS fue “aún más sangrienta que el nazismo”.  

Junto a sus afirmaciones, el teórico citó a algunos autores que ya sostuvieron esta idea sobre la URSS en el pasado. En resumen, estas hipótesis se basaron en que Stalin desde 1920 habría planificado que las grandes potencias capitalistas se enfrentaran entre sí, para sacar ventaja de la situación y ocupar Europa. No obstante, estas revisiones de la historia despiertan toda clase de críticas en la actualidad por ser consideradas carentes de sustento.

27 millones de muertos del lado soviético

A pesar de que en agosto de 1939, tan solo unos días antes de empezar la Segunda Guerra Mundial, Alemania y la URSS firmaron un tratado de no agresión, conocido como pacto Ribbentrop-Mólotov (por los apellidos de los cancilleres firmantes), las hostilidades fueron en aumento y el tratado se rompió cuando Hitler invadió territorio soviético en 1941, en un despliegue militar conocido como ‘Operación Barbarroja’.

Así, durante los cuatro años siguientes, la Unión Soviética se enfrentó directamente a la Alemania Nazi, en lo que se conoce como Frente Oriental o, en la Rusia actual, Gran Guerra Patria, que culminó con la caída de Berlín a manos del Ejército Rojo en mayo de 1945. Esta victoria supondría, meses más tarde, el fin de la Segunda Guerra Mundial. 

Se estima que las repúblicas soviéticas perdieron 27 millones de personas en el enfrentamiento, mientras que Alemania y los socios de las Potencias del Eje tuvieron 6 millones de bajas, además de los 6 millones de polacos fallecidos, cuya mitad eran judíos. 

La respuesta de las redes

Por ejemplo, un historiador señaló la incongruencia sobre la idea de que Stalin había diseñado su plan a partir de 1920. “Astrólogo, querido, los partidos fascistas empiezan a organizarse en Europa, todavía al final de la [Primera Guerra Mundial] (1917, 1918 y 1919). Stalin solo puede tener fuerza real para jugar en la Junta Internacional después de la muerte de Lenin, en 1923. El anacronismo debe ser un crimen”, comentó, aunque en realidad el fundador del Estado soviético se murió en 1924.

Además, también hubo lugar para las ironías: “La Unión Soviética planeaba perder 30 millones de ciudadanos. Venga, sí”, añadió otro usuario para burlarse del pensador. 

Las declaraciones del ensayista y también astrólogo brasileño se produjeron un día antes de cumplirse 55 años del último golpe de Estado en el ‘Gigante de Sudamérica’, el pasado 31 de marzo. Mientras tanto, el propio Bolsonaro y otros miembros del Poder Ejecutivo ya opinaron públicamente que tras el derrocamiento de Joao Goulart, en 1965, en Brasil no hubo una dictadura, aunque los militares gobernaron el país durante los 21 años siguientes.  

El controvertido “gurú” del presidente

Olavo de Carvalho es reconocido como el intelectual más influyente del actual mandatario brasileño, a tal punto que es llamado como el “gurú” de Bolsonaro. Actualmente vive en el estado de Virginia (EE.UU.), pero nació en la ciudad de Campinas, estado de São Paulo. Habitualmente escribe artículos y publica sus textos en diarios, revistas y blogs.

Su libro, ‘Lo mínimo que se necesita saber para no ser un idiota’, estaba en el escritorio del presidente cuando dio su discurso de victoria luego de ganar las últimas elecciones. De hecho, con su gran influencia, logró que la actual Administración colocara a personas que él mismo recomendó: Ricardo Vélez Rodríguez para dirigir el Ministerio de Educación y Ernesto Araújo, a cargo de la Cancillería. Entre sus últimas apariciones públicas, aquel canciller expresó el pasado miércoles que el golpe de Estado en realidad “fue un movimiento necesario para que Brasil no se volviera una dictadura”.

Además de sus ideas de derecha, De Carvalho suele despertar controversias por negar el cambio climático. A su vez, se reconoce como un ferviente anticomunista, a tal punto que en una entrevista de diciembre del 2018 con Americas Quarterly hizo polémicas declaraciones sobre la dictadura: “Mira, ¿cuántos comunistas había en Brasil en ese entonces? ¿20.000? Matas a 20.000 personas y habrías salvado a 70.000 brasileños al año”, disparó el “gurú”.  

Tras la asunción de Bolsonaro, muchos creían que De Carvalho sería nombrado embajador de Brasil, pero ello todavía no ha ocurrido. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *