Economistas de INTEC advierten deudas llevarían al país a un “callejón sin salida”

SANTO DOMINGO.- La Escuela de Economía del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) advirtió que, si el Gobierno continúa la carrera de préstamos y emisión de deuda que ha llevado hasta ahora, en el mediano plazo el país entrará en un “callejón sin salida y oscuro”.

Al presentar el cuarto Informe de la Economía Dominicana (IED), señalan como preocupante para el año 2018 el peso que el servicio de la deuda representa como porcentaje del gasto gubernamental.

“En el presupuesto aprobado recientemente por el Congreso Nacional el servicio de la deuda constituye el 42.5% del gasto público, cuando en 2007 apenas representaba el 24.3 del gasto. Esta política de endeudamiento a mediano plazo estará llevando a la economía a una situación de riesgo, que hará cada vez más costosa la colocación de bonos en los mercados financieros”, precisaron.

Los docentes afirman que en el año 2018 se emitirán bonos por unos RD$68 mil millones a nivel local y US$1,500 millones en el mercado internacional para contribuir a financiar el indicado faltante fiscal, equivalente al 2.2% del PIB. “Sin dudas, la política de incremento continuo del endeudamiento, cerca de 3 mil millones de dólares contemplada en el presupuesto, crea profundas preocupaciones para el equipo económico de INTEC”.

Al evaluar el comportamiento económico del 2017, indican que el crecimiento de la economía del país presentó una desaceleración y un comportamiento pendular. Luego de experimentar un crecimiento real promedio de 7.1% en el periodo 2014-2016, la actividad económica presentó un crecimiento interanual de 5.3% y 2.7% en el primer y segundo trimestre del 2017, respectivamente; “lo cual se explica, entre otras cosas, por una caída significativa de 10.8% de la inversión, o formación bruta de capital fijo, en el periodo abril-junio de este año”.

En ese sentido, manifiestan que, pese a la medida del Banco Central de reducir el encaje legal, liberando más de 20 mil millones de pesos para estimular el consumo y la inversión durante el segundo semestre del año, se espera un crecimiento alrededor de 4.5% inferior al 5.1% pronosticados a inicio del año por la entidad bancaria.

Precisan que la deuda del sector público no financiero (SPNF) en octubre llegó a 39.4% del PIB, sin considerar los atrasos en pago a suplidores y generadores eléctricos. En tanto, la deuda total, considerando la del Banco Central por emisión de certificados, podría aproximarse a 52.4% del PIB en diciembre de 2017.

Durante una conferencia de prensa, el decano del Área de Negocios, Franklin Vásquez y el coordinador de la Escuela de Economía del INTEC, Rafael Espinal, advirtieron que la formulación del Presupuesto General la Nación para el año 2018 tuvo como lineamientos la estimación de un crecimiento del PIB real de un 5%, una inflación de un 4%, la tasa del dólar respecto al peso de RD$50.17 y el precio del petróleo de US$48.6 por barril.

“La mayor dificultad para cumplir este propósito en 2018 será alcanzar las metas de ingresos presupuestarios, proyectadas crecimiento de 65 mil millones de pesos y cerrar la brecha deficitaria más grande desde 2008, en términos absolutos unos 87 mil millones de pesos. La estimación de ingresos luce demasiado optimista, pues significa un crecimiento nominal del 12.2%, cuando la estimación del crecimiento del PIB y la inflación son de menos del 9%”, argumentan los economistas.

Los economistas del INTEC estiman para el 2018 un crecimiento por debajo de la meta del Gobierno y aproximándose a la tasa de 4.5% en 2017.

Variables positivas
La Escuela de Economía del INTEC afirma que dos variables positivas este año han sido el control de la inflación y el mejoramiento de la cuenta corriente de la Balanza de Pagos, que sigue financiándose con inversión extranjera directa y cerrará en positivo a pesar de un aumento de la factura petrolera.

La inflación será alrededor de 3.55%, dentro del rango de las metas estimadas en la programación monetaria del Banco Central. Este comportamiento se registra fundamentalmente por los precios de los combustibles y cierta estabilidad en los precios de los alimentos, que podrían estar cambiando en el último trimestre, debido a los efectos en la producción agrícola registrados a partir de septiembre, como consecuencia de los huracanes Irma y María y la tendencia alcista del mercado petrolero a nivel mundial.

Otro componente de la economía dominicana con valoración positiva registrado en 2017 ha sido el comportamiento de las actividades generadoras de divisas. El turismo, a pesar de una brusca caída durante el mes de octubre por cancelaciones relacionadas con los huracanes, está creciendo a un ritmo superior al 4.5% hasta octubre de este año.

Asimismo, las remesas crecen debido al buen desempeño de la economía de los Estados Unidos. Un resultado preocupante ha sido el presentado en el último Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial en 2017, que sitúa a República Dominicana en el lugar 104 de 140 países evaluados. Una caída de 6 posiciones respecto al lugar 98 que ocupó en 2016.

Las causas de la caída se centran en los bajos resultados en áreas como la institucionalidad, la eficiencia del mercado laboral, la corrupción e ineficiente burocracia gubernamental, las altas tasas impositivas, la fuerza de trabajo inadecuadamente educada y el aumento de la criminalidad.

Comentários no Facebook