Cientos de taxistas se movilizan exhibiendo ataúdes por suicidios en alcaldía de Nueva York

NUEVA YORK.- Cientos de taxistas livery y con medallón, se movilizaron ayer miércoles en las escalinatas de la alcaldía, exhibiendo cuatro ataúdes que simbolizan los suicidios de igual número de choferes.

Entre ellos los dominicanos Alfredo Pérez y Danilo Corporán, el primero se ahorcó y el segundo, se tiró de la azotea del edificio donde vivía en la calle 135 en el Alto Manhattan, abrumados por las deudas, multas y persecución de las autoridades.

Los otros dos suicidas son Douglas Schifter se suicidó de un balazo en la cabeza a las puertas del ayuntamiento el 5 de febrero y Nicanor Ochisor, quien se ahorcó en su casa de Queens y es el primer taxista amarillo que se mata, después de la caída del precio del medallón de $1 millón a $180.000 dólares en solo cinco años.

Los choferes, acompañados por líderes políticos y oficiales electos, lanzaron consignas contra la Comisión de Taxis y Limosinas (TLC), acusando a la agencia de mantener una brutal escalada represiva y ser una factoría de multas para aumentar los ingresos de la alcaldía.

Los ataúdes morados y con un lirio blanco, tenían la palabra RIP, aunque no los nombres de los cuatro suicidas, que fueron enarbolados en carteles con sus respectivas fotos.

También acusaron a los privilegios que la ciudad les otorga a los taxis por aplicaciones de Uber y Lyft, quienes hacen lo que les da la gana en la ciudad, sin que sean molestados por la TLC y otras autoridades.

Advirtieron al alcalde Bill de Blasio que de no resolver la situación, habrá más suicidas, bancarrotas y quiebra de muchas bases de la industria.

“Estamos de luto por estas pérdidas por el abandono de la ciudad a miles de taxistas de ambos sexos que tratan de ganarse la vida, manejando taxis y están en una crisis sin precedentes”, dijo Bhairavi Desai, directora ejecutiva de New York Taxi Workers Alliance, añadiendo que muchos dueños de autos deben pagar entre $6,000 y $9,000 al mes que ya son casi imposibles de cubrir por la desigual competencia.

Los taxistas volvieron a reclamar que haya un tope de la cantidad de taxis, para regular y limitar a empresas como Uber, con 140,000 carros activos en las calles.

Asimismo solicitan tasas reguladas de tarifas para toda la industria y topes a los gastos cobrados a los conductores, como el financiamiento de vehículos y tarifas de comisión.

Un portavoz del alcalde dijo que la administración lamenta los suicidios y trabaja para prevenir que sigan ocurriendo, elaborando programas de apoyo a la industria del taxi.

Comentários no Facebook