Los Dodgers y los Diamondbacks se medirán por primera ocasión

Hace cuatro años, cuando los Dodgers de Los Ángeles aseguraron el primero de sus cinco campeonatos consecutivos de la División Oeste de la Liga Nacional, celebraron con un chapuzón en la piscina de Chase Field, lo que causó molestia en jugadores y aficionados de los Diamondbacks de Arizona.

De acuerdo con Paul Goldschmidt, cualquiera que busque añejos resentimientos de ese episodio durante la próxima Serie Divisional, no encontrará nada.

“No creo que a alguien le haya importado en ese momento, y a nadie le importa ahorita”, dijo el jueves el veterano primera base de los Diamondbacks. “Cuando ganas puedes celebrar y eso es grandioso. En eso pensaba en aquel momento. Ellos nos vencieron. Ganaron la división. Y ahora lo han hecho cinco años en fila”.

De hecho, la fiesta en la piscina es un charco en la memoria distante para los actuales jugadores en esta rivalidad divisional, que finalmente tendrá su capítulo de octubre en el primer juego de la serie, el viernes por la noche. Arizona pasó gran parte de la campaña en persecución de los Dodgers en la división. Se encontraron 19 veces y forjaron un respeto mutuo que va más allá de cualquier enemistad.

Los Diamondbacks pudieron celebrar el miércoles después de su increíble triunfo sobre Colorado en el juego de comodines. Ambos equipos están de acuerdo en que Arizona llega a la serie al mejor de cinco partidos con más momento que los Dodgers, ganadores de 104 partidos y que finalizaron con el mejor registro de Grandes Ligas incluso después de atravesar un bache de 1-16.

Antes de que Clayton Kershaw suba al montículo en contra de Taijuan Walker en el primer juego, los Dodgers pretenden asegurarse de que todos se enteren que los logros de temporada regular no significan nada para un equipo que no llega a la Serie Mundial desde 1988.

“Siento que ganar el Oeste de la Liga Nacional cinco años en fila te vuelve complaciente, especialmente para este equipo, para esta organización, incluso para los aficionados”, dijo Andre Ethier, un jardinero que ha estado en siete apariciones previas de playoffs con los Dodgers desde 2006. “No se ha ganado nada. No importa cuántos juegos ganes. Lo que importa es llegar a playoffs y ganar la Serie Mundial.

“Para la organización, se trata de cambiar ese concepto desde el principio”, añadió Ethier. “No hay banderines que digan que ganamos la división cinco años en fila. Los únicos banderines que se ven son los de Serie Mundial”.

Comentários no Facebook